Comida real - ¿En qué consiste el Real-food?

La comida no es complicada, nunca quiso serlo y por mucho que entre todos lo estemos intentando, nunca lo será.

Mucho antes de que las empresas empezaran a crear y producir cantidades ingentes de “alimentos” a base de azucares, aceites baratos y maíz, mediante procesos ultrarrápidos y automatizados, la gente ya comía, ya tenía que preocuparse diariamente por alimentar a toda la familia y lo hacía mucho mejor que ahora.

Por entonces, no existía debate sobre si la comida tenía más o menos grasas, sobre los nutrientes que tenía este producto en comparación con este otro o sobre qué tipos de hidratos eran más saludables, porque lo que se comía día tras día era comida real, comida de verdad, así que la pregunta es clara:

¿Qué es la comida real?

comida real

La comida real es un concepto que engloba todos los productos que no han sido procesados o que llevan un procesamiento industrial o artesanal mínimo que no empeora la calidad del producto, ni interfiere negativamente en las propiedades que estos tienen de manera natural. Es un término que no sería tan conocido en España sin el impulso dado por Carlos Rios (un nutricionista y divulgador de referencia) y se trata de comida sana y nutritiva, comida simple, sin procesar y en muchos casos entera.  Pero definir este concepto como un conjunto de alimentos, no sería lo más acertado, porque más que eso es una filosofía que engloba de forma muy básica cuatro principios clave:

  • Evitar el consumo de alimentos refinados
  • Incluir alimentos enteros y lo más naturales posibles en nuestras dietas
  • Respetar y controlar la densidad de nutrientes en nuestros alimentos
  • Recuperar la forma de alimentarnos que hacían nuestros antepasados

Como resumen: no le des a tu hijo algo que tu bisabuela no reconocería y no hubiera dado nunca a tu abuela.

Dentro de este concepto podemos incluir los siguientes grupos de alimentos:

  • Frutas y verduras de temporada y cultivadas lo más localmente posible
  • Granos y legumbres
  • Frutos secos
  • Semillas
  • Tubérculos y raíces
  • Pescados y mariscos criados en estado salvaje
  • Carnes de animales criados en libertad
  • Huevos de pollos pastoreados
  • Aceites vírgenes
  • Hortalizas
  • Lácteos
  • Hierbas e infusiones
  • Sal real, sin refinar
  • Cereales sin procesar e integrales como el arroz, la quiona, …

Entonces ¿Solo podemos comer este tipo de alimentos?

Aunque la dieta principal debería constar en gran medida de los alimentos que hemos mencionado anteriormente, el concepto de realfood engloba otro tipo de ingredientes que se conoce como los buenos procesados. Como su nombre indica, son alimentos que han sido procesados de forma industrial o artesanal pero sin que se haya perdido calidad durante el proceso.  Entre ellos destacamos los siguientes alimentos que se dividen por gamas:

  • Alimentos de segunda gama: Conservas y semiconservas
  • Alimentos de tercera gama: Son los alimentos conservados por frio, los congelados y ultracongelados
  • Alimentos de cuarta gama: Alimentos envasados con atmosferas modificadas
  • Alimentos de quinta gama: Platos envasados al vacío y pre-cocinados.

¿Qué no es comida real?

comida real vs comida no real

Una vez explicado que es la comida real, es necesario que definamos que no lo es, cuales son todos aquellos productos que debemos evitar y cómo podemos saber si son saludables o no.

Son alimentos  que han sido procesados con ingredientes de muy mala calidad (azucares, sal y grasas) o que durante el propio procesamiento han perdido calidad por los procesos a los que se les ha sometido. Generalmente se les expone  a estas técnicas con el fin de mejorar su color, su textura, su sabor o prolongar su vida útil, características que nada tienen que ver con la calidad de un alimento.

Para reconocerlos en el supermercado podemos fijarnos en las siguientes características comunes a la mayoría de ellos:

  • Larga vida útil: Se trata de productos con una fecha de caducidad muy alejada en el tiempo. Pueden durar meses e incluso años en las estanterías. No olvides nuestra máxima: “No des a tu bebé algo que haya sido fabricado antes de que él naciera”.
  • Están cargados de aditivos que transforman y potencian el sabor y no sacian eliminando esa función de nuestros organismos, por tanto, nos cuesta mucho más cansarnos de comerlos.
  • Están formados por inacabables listas de ingredientes que en muchos casos nos cuesta hasta entender (colorantes, glutamato monosódico, grasas refinadas,…).
  • Van acompañados de fuertes campañas de marketing tanto en el packaging del producto (el empaquetado) con colores, eslogan comerciales y frases muy agresivas, como en los medios de comunicación (muchos anuncios, uso de personajes famosos, …).

Son productos peligrosos para nuestros organismos y se incluyen:

  • Cereales refinados
  • Bollería industrial
  • Refrescos y bebidas energéticas
  • Dulces, helados, chucherías
  • Salsas como tomates fritos
  • Productos dietéticos
  • Precocinados

infografia baby led weaning

Como afecta esto a mi bebé

Si la alimentación saludable es importante para nosotros, imaginaros lo importante que es para nuestros pequeños. En este otro artículo os explicamos cómo empezar a alimentarlos a partir de los 6 meses a través del concepto Baby Led Weaning. Si desde pequeños se acostumbran a comer este tipo de productos poco saludables, pre-cocinados y con tantos químicos perjudiciales, es muy difícil que no lo hagan toda la vida. Así que es clave educarles en este tipo de alimentación desde muy pequeños porque estamos asentando las bases de su nutrición durante toda su vida. Estas son algunas claves que debemos cuidar para mejorar la nutrición de nuestros más pequeños:

  • Evita lo máximo posible la comida preparada: Las papillas y los potitos no son saludables (incluidos aquellos realizados con ingredientes ecológicos). Los procesos a los que son expuestos les hacen perder hasta el 80% de sus nutrientes.
  • Evita los cereales procesados: Para que tengan poco azúcar tienen que tener muchas grasas y para que tengan poca grasa, tendrán que tener mucho azúcar.
  • Evita la leche procesada: En la medida en la que sea posible, alimentemos a nuestros hijos con leche materna. Durante los 6 primeros meses es todo lo que necesitan y luego siguen siendo muy importante.
  • Dales comida real, comida sin procesar, comida de verdad: frutas, verduras, carne, pescado que cocines tú mismo y cuya publicidad no te venda los miles de aportes saludables que tienen para tu bebé.

Prueba ahora Fooditos y comprueba el verdadero sabor y propiedades de la comida real.

Conoce la forma de cocinado más sana para darle comida real a tu bebé

En resumen, la comida real ha hecho funcionar nuestros cuerpos desde hace miles de años. Basemos nuestra alimentación en estos alimentos y dejemos los súper-procesados como capricho, que todos los tenemos alguna vez… ;)


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados